Mi buena amiga española, para quien en principio fueron redactados estos artículos, me respondió objetando que el “discurso de Shylock” siempre le pareció grandioso. Y que además, no es la única en sentir así… Reproduzco pues dicho monólogo, en el cual deberé concentrar mi análisis a continuación:

SOY JUDÍO
¿ACASO UN JUDÍO NO TIENE OJOS?
¿NO TIENE UN JUDÍO MANOS, ÓRGANOS, DIMENSIONES, SENTIDOS, AFFECCIONES, PASIONES?
¿ALIMENTADO CON LA MISMA COMIDA
HERIDO CON LAS MISMAS ARMAS
SUJETO A LAS MISMAS ENFERMEDADES
CURADO POR LOS MISMOS MEDIOS
CALENTADO Y ENFRIADO POR EL MISMO INVIERNO Y VERANO
QUE UN CRISTIANO?
SI NOS PINCHÁIS, ¿NO SANGRAMOS?
SI NOS HACÉIS COSQUILLAS, ¿NO NOS REIMOS?
SI NOS ENVENENÁIS, ¿NO MORIMOS?
Y SI NOS HACÉIS MAL, ¿NO NOS VENGAREMOS?

En mi opinión pues, el discurso que W. Sh. pone en boca de su horrendo personaje presenta, en efecto, graves errores. Se podría decir que todo está casi bien, si no fuera por 2 detalles:
1)- W. Sh. apenas llega a plantearse que “los judíos” puedan abrigar además, EMOCIONES Y SENTIMIENTOS POSITIVOS. Será curioso, pero eso no se le pasa por la cabeza de manera convincente. El discurso de Shylock se aproximaría un poco más a la realidad, si expresase la no-monstruosidad del judío recordando a los Xtianos que los judíos también tienen hijos, también aman, también siembran, también desean el bien a la Humanidad en su conjunto,

y además hacen lo que pueden en ese sentido a pesar de que esa Humanidad no siempre les retribuye con gratitud.
2)- A la postre, el argumento del Mercader se centra en la última cuestión, que es la más terrible y la que más miedos despierta

desde el punto de vista Xtiano: “Y SI NOS HACÉIS MAL, ¿NO NOS VENGAREMOS?Tienes que entender que gran pàrte de la judeofobia de todas las épocas se cimenta precisamente en este temor que consciente o incosncientemente, abrigan los Xtianos: de que algún día los judíos decidan vengarse por tantas humillaciones, torturas, expolios y asesinatos sufridos. Y como cada cual siente qué él mismo y por sí mismo nada tiene que ver con lo que “otros” Xtianos hayan hecho en el pasado o en otros lugares, por ende cada cual teme ser la futura víctima inocente de “los judíos”, cuando decidan vengarse de las violencias que recibieron de manos de los “malos” Xtianos.
Los Xtianos en general y Europa en particular tienen muy mala conciencia. Por eso mismo, les aterra la posibilidad de que los judíos quieran vengarse un día. La mayoría no se atreven a reconocer los errores del pasado, precisamente por el temor de que los judíos lo vean como una justificación para aprovecharse de ellos a continuación, extorsionándolos o algo peor… Esto es lo que están diciendo, sin ir más lejos, los “revisionistas” del Holocausto. Ellos dicen: “con la excusa del Holocausto, los judíos nos están extorsionando“. En consecuencia, niegan el pasado Holocausto mientras predican el próximo Holocausto (tiene su lógica: si exterminamos a todos los judíos, ya no se podrán vengar. Así es como el temor a una hipotética venganza judía en el futuro, genera la necesidad imperiosa de exterminar a los judíos cuanto antes).

En la práctica, lo cierto es que hasta la fecha los judíos no han hecho ningún plan ni movimiento conjunto tendiente a “vengarse”. Y eso que motivos de peso, nunca les faltaron. Por eso dije en mi mensaje anterior, que quienes de hecho no habrían podido contenerse y se habrían vengado con salvaje crueldad, de estar en la situación de los judíos, son precisamente los Xtianos… Shylock es por lo tanto, un Xtiano puesto en los zapatos del odiadio judío durante unos segundos. Y lo que dice es lo que el Xtiano sentiría y desearía hacer de estar en su lugar. Pero puesto bajo el examen de la Historia, no representa en absoluto lo que han hecho o sentido los propios judíos…

No sé si leíste realmente el Mercader de principio a fin, o solo leíste ese monólogo citado en algún lugar, y por eso tu impresión acabó siendo tan injustificadamente favorable… Pero permíteme recordarte que del discurso de Shylock, lo único que el personaje lleva a la práctica no es su humanidad, sino su sangrienta y diabólica sed de venganza. En el Mercader, Shylock se quiere ensañar precisamente con un personaje que en principio es completamente inocente, ajeno al asunto. Y lo hace de una manera que, no es de extrañar, recuerda demasiado sospechosamente los llamados “líbelos de sangre“: Shylock desea concederse el discutible placer de arrancarle un pedacito del corazón a su inocente víctima. Y es mediante esta macabra triquiñuela shakesperiana que, pese a que el grupo de jóvenes héroes Xtianos de hecho ESTAFAN al viejo judío (nótese la oposición, que dudo sea fruto del azar), el final es “feliz”: han triunfado “la justicia, el amor y el espíritu de juventud” Xtianos, sobre “la iniquidad, el odio y la vetustosidad” judíos…

 

 

 

 

Líbelo de Sangre: los "pérfidos" judíos jamás hicieron esto a NINGÚN Xtiano. Pero con la excusa de esta macabra leyenda, los "caritativos" Xtianos han cometido crueladades peores contra millones de judíos, incluídos sus niños.

Líbelo de Sangre: los "pérfidos" judíos jamás hicieron esto a NINGÚN Xtiano. Pero con la excusa de esta macabra leyenda, los "caritativos" Xtianos han cometido crueladades peores contra millones de judíos, incluídos sus niños.

Moraleja: a ciertos personajes hay que diseccionarlos en mucha mayor profundidad de la que parecen merecer a simple vista.

 

 

-Domovilu-.
Anuncios

Sorry por la extensión del título.

Empecemos aclarando que el “antisemitismo” Xtiano NO EXISTE como tal. Porque los llamados “antisemitas” Xtianos suelen amar con todo el alma a nuestros primos musulmanes, pese a que aquellos son tan “semitas” como nosotros, profesándoles un amor tan genuino y desinteresado que resiste incluso la prueba de los más dolorosos embates del fundamentalismo islámico. De modo que convengamos de entrada en que el mal llamado “antisemitismo” no es sino JUDEOFOBIA pura y dura.

Ahora bien: ¿cuál es el origen profundo, espiritual, del antisemitismo Xtiano? Sobre eso se han derramado ríos de tinta, pero yo tengo mi propia teoría particular… que tampoco es completamente mía, en aras de la verdad. Pero no diré quién me la inspiró: el que pueda deducirlo por sí mismo, que lo haga; y el que no, no pierde nada.

En mi opinión, el Xtianismo porta en su seno un desgarrador conflicto interior: por una parte, se siente heredero (y así lo proclama con orgullo en alta voz) de la Civilización Grecorromana, con su culto al hedonismo, al desenfreno, a la búsqueda permanente de la satisfacción continua de los vicios y placeres corporales. Por otra parte, ha bebido el veneno del legado ético judío (y esto no lo reconoce siquiera en susurros, porque hacerlo le avergonzaría en grado sumo), con sus conceptos de un D’s exigente que impone una moral exigente a la par.

Tal es el conflicto intrínseco a la idiosincracia Xtiana: el Xtiano desearía ser libre de hacer siempre lo que le venga en gana, sin ataduras ni remordimientos de ninguna clase. Pero desde que conoce la existencia de D’s y Sus exigencias, no puede mover ni un dedo sin sentirse “pecador“. Por eso, en lo más recóndito de su alma el Xtiano odia a D’s y desearía aniquilarlo… ¡Pero no se atreve! Tiene miedo de atreverse a pensar siquiera en ello. Por eso, no halla más remedio que canalizar ese odio hacia la única nación culpable de haber legado al mundo la conciencia de semejante D’s.

El Xtiano antisemita hace con los judíos lo que desearía hacerle a D’s, pero no puede ni se atreve.

-Domovilu-.

A continuación, algunas imágenes meramente ilustrativas:

Cuento con más imágenes en el arsenal, pero dejadme resumirlo con estas:

Para los que no saben leerlo: ahí dice que este es un dibujo de la época reproduciendo la quema de los judíos de Blois en Francia, año 1171.

Este es Felipe el Hermoso, condenando a la hoguera a esta mujer judía con sus hijos. Cristianísimo. El judío que está colgado a espaldas del rey estaría la mar de feliz si lo viese, ¿verdad?

Esto ya sabréis qué es.

Pogrom. Grabado de la época.

Llaveros expuestos a la venta en Holanda. Prestad atención, ¡pues dicen más de lo que expresan en palabras!

Ahora que nos hemos atiborrado con cantidades colosales de amor y paz (y nada más con esta crisis: esta vez estoy segura de que la celebración ha sido de lo más platónica y “espiritual”, jé, jé), por fin podemos ponernos manos a la obra, y llevar ese amor y esa paz al mundo entero, para que brillen radientes en una nueva era de maravillosa hermandad universal. No es nada difícil, sabéis. Pero si estáis algo confundidos y poco seguros de cómo se lleva a cabo la tarea, aquí os dejo con estos simpatiquísimos monjes vecinos míos, que os darán una edificante demostración.


El amor xtiano lleva 2.000 años irradiando su luz al mundo, y cada día que pasa las cosas están peor en este desgraciado planeta nuestro. ¿No viene llegando la hora de que los buenos xtianos se dejen de festejar lo que nunca han hecho, y se detengan a reflexionar en qué han fallado? Un poco menos de soberbia, señores, y un poco más de humildad. A ver cuándo llega ese bendito amor a concretarse en la práctica. Porque de lo otro, sabéis, hay algunos inconformistas como yo que ya estamos hastiados.

-Domovilu-.

Hasta el más Xtiano de los Xtianos sabe actualmente que el 25 de Diciembre con muchas de sus tradiciones (como la de los abetos, p. e.), no es más que el remedo de antiguas celebraciones paganas. Pero… ¿hasta dónde ha llegado realmente el sincretismo religioso entre politeismo y Xtianismo?

Os sorprenderá descubrir que el Xtianismo y sus tradiciones (¡no solo la navideña!) conservan todavía una proporción muchísimo mayor de paganismo (culto al Sol y los Astros) que del monoteísmo judío del cual se supone que ha surgido…


¿Quién de vosotros es capaz de concebir siquiera, el caudal de los ríos de sangre derramados por Napoleón, a lo largo de sus interminables e inútiles guerras? ¡Pero en Francia le han levantado monumentos!

Bogdán Jmelnitski. Un nombre que tal vez a vosotros no os dice nada. Para algunos, es el pavoroso sinónimo de uno de los más cruentos genocidios perpetrados en Europa antes del “Holocausto”. Para otros es un Héroe Nacional, ¡y se le han alzado monumentos!

Y quizás, si visitáis Alemania dentro de 500 años, encontréis en ella monumentos a Hitler. ¿Por qué no? Los años hacen lo suyo, y la tarea de purificar la nefanda memoria de ese sujeto ya ha comenzado…

Solo quería que comprendieseis que lo mismo que para unos puede ser motivo de orgullo y admiración, en otros puede despertar rechazo. Solo quería que comprendieses que lo mismo que a vosotros alegra, quizás a otros entristece.

Acostumbro repetir a mis hijos lo siguiente: “D’s creó un mundo maravilloso donde nada falta y hay abundancia de todo. ¿Por qué entonces, hay tanto sufrimiento y miseria?: por culpa de los violentos, los prepotentes y los acaparadores…”

A lo largo de los siglos, hubo una noche al año en que otras personas debían encerrarse en sus casas, trancando puertas y ventanas, sin osar asomar sus narices afuera.

Hoy quería participaros del “secreto” para que por lo menos una vez, en medio de la alegría de los preparativos y la euforia de vuestra celebración, tomarais conciencia solidaria del temor que entonces sobrecogía a esos seres humanos, que temblaban por sus vidas y las de sus seres queridos, sabiendo que aquellas podían ser horriblemente cercenadas en el transcurso de esa noche aciaga, a manos de una turba ebria y embrutecida cuya saña criminal nadie iría a detener.

Nitel-Nacht.

¿Qué sentimientos podían inspirarles a ellos, a sus hijos y a sus nietos para todas las generaciones futuras, los festejos de esa noche?

“No se hizo la noche, sino para estudiar”.

Pero, contraviniendo la milenaria costumbre, esa noche se apagan las luces, se cierran los amados libros y se duerme temprano. Rogando a D’s que pronto amanezca la luz de un mañana diferente, en que todos los seres humanos, sin distinción, podamos levantarnos plenamente a salvo de cualquier temor…