En esta oportunidad, me complazco mucho en daros a conocer un historiador alemán fuera de lo común, controvertido sin par, honesto y temerario como pocos nos ha dado la disciplina histórica: Götz Aly.
Desde nuestro primer encuentro en su primer libro editado en Español, “La utopía nazi”, me impresionó mucho y muy positivamente: lo que Aly desentraña a lo largo de su intensiva exposición de las fuentes documentadas recopiladas en todos los países europeos que de una u otra manera, cayeron bajo la esfera de influencia o el control alemán hitleriano (con la propia Alemania a la cabeza, obviamente), es de qué manera se sostuvo hasta agotar sus recursos, un sistema eminentemente socialista de expolio y reparto del botín.
Aquel libro de Aly, huelga decirlo, levantó ampollas por doquier: era un crudo retrato del Rey Desnudo en toda su grotesca desnudez. Yo misma coseché vituperios a granel cuando, allá por el 2007, me atreví a dedicarle un Post de análisis en mi primer y fenecido Blog.
El siguiente libro suyo que me tocó leer, no hizo sino aumentar mi admiración por él. Este solitario e idealista Quijote “ario” de la Historia, decidió dirigir su artillería contra un tema que sigue siendo tabú en la Alemania contemporánea: la participación cómplice y en ocasiones colaborativa de la sociedad de la época, en el programa de eutanasia hitleriano. En “Los que sobraban”, Aly mete el dedo en una llaga que continúa abierta por el simple hecho de que hasta ahora ha sido negada.
En su opinión, no existe alemán que no tenga entre sus parientes, los de sus amigos o los de sus vecinos, algún miembro “ario” eliminado en aquellos años por haber sido hallado “no apto para la vida”. Él mismo sabe de un caso en su propia familia. Se trató de una horrenda agresión del pueblo alemán en contra de sí mismo: por eso duele más, por eso es más difícil de asumir, por eso no se asumió y la herida continúa sin reconocer y por ende, sin curar.
Pero el libro que os traigo hoy en particular es el último que conseguí leer. Anterior al de la eutanasia, no pude conseguirlo en su momento pese a que intenté encargarlo en numerosas oportunidades. Yo llegaba siempre tarde, cuando ya estaba agotado. Así pasó un año y otro, ya había perdido la esperanza de conseguirlo, hasta que mi librero, en tren de retirarse del negocio, me envía un correo-e comentándome que el libro se acaba de reeditar, y si “quizás me interesa”. Pues sí, obvio, lo encargué en el acto, y él alcanzó a recibirlo en los últimos días previos al cierre. De modo que helo aquí:

portada_por-que-los-alemanes

Libro: “¿Por qué los alemanes? ¿Por qué los judíos?”
Autor: Götz Aly
Editorial: Crítica, Barcelona, 2015 (tapa blanda)
Enlace Web: http://www.planetadelibros.com/por-que-los-alemanes-por-que-los-judios-libro-197947.html

Quizás no sea la más rigurosa de las obras de Aly en el sentido metodológico: la amplitud y el trato de las fuentes es muy diferente a sus otros trabajos. De hecho, más que un libro de Historia, es un libro de Reflexión sobre la Historia. No trata de ser otra cosa, y como tal debe leerse y reflexionarse a su vez. Y en consecuencia, sirve para pensar no solo en el caso alemán, sino en otros eventos históricos similares en diversos lugares y épocas, que comparten el mismo letal trasfondo corrosivo de lo que él llega a identificar como el principal motor de la masacre: la envidia.
Este es un libro al que conviene allegarse contando con un conocimiento lo más amplio posible de los acontecimientos aludidos, ya que él no los narra: los analiza dándolos por sabidos. Quizás será muy útil complementarlo además con otro enfoque, también profundamente reflexivo, de Carl Amery: “Auschwitz, ¿comienza el S. XXI?”. Amery es otro alemán “ario” de posguerra que trata de entender, más allá de los clichés, el enorme crimen masivo que su nación cometió en aquel entonces. Sin embargo, lo que más preocupa a Amery es la plena vigencia, difusión y aceptación actual de ideologías y métodos íntimamente emparentados con los causantes las grandes masacres del S. XX. En palabras del propio Amery:

“Pol Pot compartía decididamente la opinión de Hitler. Stalin y Mao Tse-Tung seguramente también, aunque no lo admitiesen, pero sus métodos iban en la misma dirección… Drácula sigue vivo bajo los escombros del sótano. O bien deambula cual fantasma con nuevos disfraces… Y la aprobación expresa o tácita siempre se produce en el marco de una componenda…: libertad y dignidad contra seguridad… Auschwitz fue… una anticipación aún primitiva de una opción posible del siglo que comienza.”

Götz Aly, presumiblemente sin haber leído a Amery (no lo cita entre sus numerosas fuentes), da un paso más allá de la similitud ideológico-metodológica existente entre las diversas doctrinas despóticas, liberticidas, colectivistas y genocidas del expolio y el reparto del botín. Señala por su nombre al vicio humano primitivo que las sustenta, que provee a esos monstruos enemigos de la Humanidad, de continuos y abundantes adoradores incondicionales en el mundo entero: el nefando pero universal defecto de la envidia. Es la envidia, incluso más que el odio, la raíz de todos los males. Ya que la envidia es el explosivo combustible de ese odio. En palabras de Aly:

“La envidia destruye la convivencia social, mina la confianza, provoca agresividad, promueve el imperio de la sospecha e induce a las personas a aumentar su autoestima humillando a los demás… Los envidiosos se autointoxican, están cada vez más insatisfechos y se vuelven todavía más hostiles… El éxito ajeno les consume… Se erigen a sí mismos en seres decentes y moralmente superiores… El envidioso no aspira a imitar al envidiado… sus energías las dirige a la destrucción de la felicidad ajena.”

Ahora bien: dado que la envidia no es ningún defecto privativamente alemán, sino común a la naturaleza humana universal; debemos enfrentarnos al incómodo hecho de que, a pesar de la traumática sacudida que constituyeron las multitudinarias masacres cometidas durante la WW-II en todos los frentes, no somos en absoluto inmunes al virus de la destrucción genocida. De hecho, masacres masivas se han cometido con frecuencia en el pasado remoto, se siguieron cometiendo durante el siglo XX en los regímenes carniceros arriba mencionados por Amery y en muchos otros, y se siguen perpetrando por doquier, aunque la prensa calle la mayoría de ellos y, por ende, tendamos a olvidarlos.
Es triste concluir que tanta sangre inocente haya sido derramada en balde, porque nadie haya aprendido nada en ninguna parte todavía. Nuestro compromiso personal ha de ser pues, permanecer siempre en guardia: y jamás pero jamás apoyar con la presencia, la voz o el voto a ninguna ideología fundamentada en la envidia, que lo son todas aquellas que en la práctica, propugnan el expolio y el reparto del botín. Así sean predicadas mediante los discursos más floridos.

Anuncios