naufragioFINALsobre:Maquetación 2.qxd

Nunca, pero nunca soñé que disfrutaría tanto leyendo un libro sobre un suceso de la Historia Universal salido de la pluma de un autor español, y a semejante nivel. En la misma línea en boga las últimas décadas, de los periodistas que se dedican a la Historia con muy buen tino, como son Max Hastings o Laurence Rees (y otros) entre mis favoritos, no solo que Pedro J. Ramírez puede situarse sin desmedro en su honrosa compañía, sino que en mi opinión, incluso los supera por lejos.
El libro de Ramírez, pese a abarcar los sucesos acontecidos a lo largo de apenas cinco meses (desde el primero de Enero hasta el final de Mayo de 1793), es tan exhaustivo que consta de unas 1090 páginas de texto principal, más 160 páginas de notas interesantísimas; a lo largo de las cuales el autor va siguiendo y describiendo los sucesos al detalle, prácticamente minuto a minuto, mejor que si fuese un cronista contemporáneo. Incluso antes de leer sus fuentes citadas al final, en cada línea se aprecia que ha realizado una monumental labor de investigación previa, buscando y recopilando la información en todas las fuentes primarias disponibles; como ser las actas de todas las asambleas (Convención, Jacobinos, Cordeleros, Ayuntamiento, etc), la producción editorial de todos los periódicos de la época, de unas y otras tendencias, más las memorias de todos aquellos participantes del drama que pudieron o tuvieron a bien redactar sus memorias. Ha leído también a los más grandes analistas del período en cuestión, cuyas opiniones cita en ocasiones, a veces para argumentar contra ellas a continuación, en cuyo caso ganamos un par de enfoques analíticos diferentes.
No obstante, lo más habitual es que el autor se limite a desglosar los hechos, y ya nosotros mismos decidiremos formarnos nuestra opinión personal. Ganamos entonces la ventaja de que podemos opinar una vez que hemos visto expuesta la baraja al completo sobre la mesa. Lo que se llama opinar con fundamento.
Tengo muchos libros de Historia escritos por autores españoles; pero tengo que decir que al final son algo cansinos, ya que es muy raro sacarlos de España. Quiero decir: se suelen limitar a la historia local exclusivamente, regla tediosa que suele incluir hasta a los mejores autores, los más serios e interesantes, con contadísimas excepciones. Lo que significa que los autores españoles que honran mi biblioteca, están allí para ofrecerme títulos sobre aquellos aspectos de la historia española por los cuales me he interesado: como ser las expulsiones de judíos y musulmanes, la inquisición, la semana trágica, la segunda república, la guerra civil, y el período franquista. En cambio, al buscar material sobre temas de historia universal: como ser historia de la China imperial, de la URSS, Mao, la Segunda Guerra Mundial, etc, etc, etc, en esos casos es casi obvio que deberé leer libros traducidos de otros autores, en ocasiones franceses o alemanes, más generalmente británicos y norteamericanos. Ellos son más proclives a interesarse por todo sobre todo, lo mismo yo, no se encierran en su propia y encorsetada historia nacional. Por eso, además que por su nivel impresionante, es que Pedro J. Ramírez me ha sorprendido tan profunda y gratamente con este libro. En síntesis, deberé didicarle el mejor elogio que un Ratón de Biblioteca puede dictaminar sobre un libro: lo leí sobre ascuas, era muy difícil interrumpir la lectura, es de esos libros que te atrapan hasta el final, pero cuando por fin los concluyes, lo sientes como una pérdida y te dices: “¡qué lástima que no siga más!”
Pues eso: dado que el libro, muy merecidamente, va ya por su quinta edición, yo espero que eso estimule a su autor y nos dedique una continuación. El tomo siguiente con el “y qué pasó después”.

Anuncios