Tras publicar el Post anterior, seguí pensando un poco más sobre este tema de Shylock. Entonces caí en la cuenta de que el simpático grupito de jóvenes Xtianos que protagonizan el drama, lo que hacen a fin de cuentas es ESTAFAR al judío. Al final le han arrancado una enorme suma de dinero que jamás le devolvieron. Da la impresión que desde el principio, lo que buscaban era tomar sin devolver. O sea, ROBARLE.


Ahora bien: si un judío roba o estafa a un Xtiano, ¿qué no se dice de él? Pero si Xtianos roban o estafan a judíos, ¡eso está bien! ¡Eso demuestra que son brillantes, inteligentes, astutos, traviesos, simpáticos, dignos de aplauso y reverencia! Releyendo el drama con meticulosidad, no hay absolutamente ningún juicio negativo del autor hacia sus personajes por la estafa que acaban cometiendo. Es un final feliz. A fuer de W. Sh., estos personajes y sus métodos son irreprochables: LOABLES…

Caer en la cuenta del doble rasero moral aquí presente, por demás característico en la literatura (¿y por ende, en la mentalidad?) europea, me hizo recordar por asociación un hecho similar, narrado en el Cantar del Mío Cid. La obra lírica, que se desahace en elogios para con las virtudes caballerescas del Cid, al que considera íntegro y sin tacha, contiene una escena en que el Cid estafa a un amigo judío al que, nuevamente, consigue arrancarle una enorme suma de dinero en calidad de “prestamo” con la intención de no devolverla jamás. Dicho y hecho: el Cid no devuelve el dinero (obvio). Y eso es prueba de su inteligencia y brillantez. Claro que si hubiese sido a la inversa, habría que ver si al judío se le festejaría tal demostración de “sana picardía”…

¿Y entonces?
Entonces tenemos el líbelo por una parte, y la cruda realidad por la otra. Según el líbelo, un Xtiano (desde ya asumido como la más pura encarnación del bien, la belleza, la bondad, la misericordia y la virtud) no puede confiar en un judío, porque el último es astuto, mentiroso, avaro, cruel, estafador… En la práctica vemos que son los judíos quienes no pueden fiarse de los Xtianos, porque hasta los más virtuosos y “caballerescos” de ellos los estafarán apenas se les presente la oportunidad. ¡Y todavía se jactarán de ello!

Y en definitiva, eso demuestra que el líbelo existe para justificar la perversidad Xtiana REAL, con la excusa de una inexistente perfidia judía, teóricamente mayor pero meramente mitológica, que solo existe en la imaginación de los verdugos que, no obstante su violencia asesina, se quieren sentir pobres e inocentes víctimas. El mundo patas arriba.

Estas reflexiones sobre obras literarias tan antiguas carecerían de importancia, si no fuese porque el mundo no ha cambiado nada desde entonces. Solo la cáscara es diferente. Por dentro, la gente sigue pensando y reaccionando según los mismos patrones de antaño.

Él "Shylock" más feo que encontré en la Web. ¿Quedan dudas del carácter judeófobo del personaje?

Él "Shylock" más feo que encontré en la Web. ¿Quedan dudas del carácter judeófobo del personaje?

Anuncios