Sorry por la extensión del título.

Empecemos aclarando que el “antisemitismo” Xtiano NO EXISTE como tal. Porque los llamados “antisemitas” Xtianos suelen amar con todo el alma a nuestros primos musulmanes, pese a que aquellos son tan “semitas” como nosotros, profesándoles un amor tan genuino y desinteresado que resiste incluso la prueba de los más dolorosos embates del fundamentalismo islámico. De modo que convengamos de entrada en que el mal llamado “antisemitismo” no es sino JUDEOFOBIA pura y dura.

Ahora bien: ¿cuál es el origen profundo, espiritual, del antisemitismo Xtiano? Sobre eso se han derramado ríos de tinta, pero yo tengo mi propia teoría particular… que tampoco es completamente mía, en aras de la verdad. Pero no diré quién me la inspiró: el que pueda deducirlo por sí mismo, que lo haga; y el que no, no pierde nada.

En mi opinión, el Xtianismo porta en su seno un desgarrador conflicto interior: por una parte, se siente heredero (y así lo proclama con orgullo en alta voz) de la Civilización Grecorromana, con su culto al hedonismo, al desenfreno, a la búsqueda permanente de la satisfacción continua de los vicios y placeres corporales. Por otra parte, ha bebido el veneno del legado ético judío (y esto no lo reconoce siquiera en susurros, porque hacerlo le avergonzaría en grado sumo), con sus conceptos de un D’s exigente que impone una moral exigente a la par.

Tal es el conflicto intrínseco a la idiosincracia Xtiana: el Xtiano desearía ser libre de hacer siempre lo que le venga en gana, sin ataduras ni remordimientos de ninguna clase. Pero desde que conoce la existencia de D’s y Sus exigencias, no puede mover ni un dedo sin sentirse “pecador“. Por eso, en lo más recóndito de su alma el Xtiano odia a D’s y desearía aniquilarlo… ¡Pero no se atreve! Tiene miedo de atreverse a pensar siquiera en ello. Por eso, no halla más remedio que canalizar ese odio hacia la única nación culpable de haber legado al mundo la conciencia de semejante D’s.

El Xtiano antisemita hace con los judíos lo que desearía hacerle a D’s, pero no puede ni se atreve.

-Domovilu-.

A continuación, algunas imágenes meramente ilustrativas:

Cuento con más imágenes en el arsenal, pero dejadme resumirlo con estas:

Para los que no saben leerlo: ahí dice que este es un dibujo de la época reproduciendo la quema de los judíos de Blois en Francia, año 1171.

Este es Felipe el Hermoso, condenando a la hoguera a esta mujer judía con sus hijos. Cristianísimo. El judío que está colgado a espaldas del rey estaría la mar de feliz si lo viese, ¿verdad?

Esto ya sabréis qué es.

Pogrom. Grabado de la época.

Llaveros expuestos a la venta en Holanda. Prestad atención, ¡pues dicen más de lo que expresan en palabras!

Anuncios